El colombiano Óscar Figueroa hizo realidad este lunes su gran sueño: convertirse en campeón olímpico, al imponerse en la categoría de hasta 62 kilos de halterofilia masculina de los Juegos Olímpicos de Río 2016, cuatro años después de haber logrado la plata en Londres.
El levantador de pesas de 33 años y que el pasado enero se sometió a una operación para poner fin a una hernia lumbar, fue el mejor en el pabellón 2 del Riocentro con 318 kilos totales, 142 en arrancada y 176 en dos tiempos.

Figueroa superó por seis kilos al indonesio Eko Yuli Irawan, medallista de plata, y por trece al kazajo Farkhad Kharki, que se colgó el bronce, para lograr el primer oro para Colombia en Río 2016.

Sin embargo, para los desprevenidos llamó la atención el gesto que tuvo Figueroa en pleno festejo, ya que se sacó el calzado y continuó celebrando descalzo. Si bien para algunos pudo tratarse de un dato anecdótico, esto tiene que ver con la tradición de este deporte, en el que sacarse el calzado tras la competencia significa que dicho atleta está anunciando su retiro.

Rio 2016

Rio 2016

"Fueron 22 años en este deporte y llegó la hora de retirarme, por eso me quité las zapatillas", aseguró ante la prensa Figueroa, que también admitió que ahora quiere ser dirigente.