Se conoció la renovación del clásico americano. Entre las novedades: la versión extrema ZL1, con motor V8 6.2 litros de 640 CV y transmisión de diez velocidades.
General Motors develó la actualización de su icónico muscle car: el Chevrolet Camaro. Además de mostrar una versión descapotable, el vehículo es 100 kg más liviano, lo que le permite mejorar su rendimiento. De la misma manera, se mejoró la aerodinamia del Camaro. El diseño, dijeron los ingenieros, apuntó a las prestaciones y no a la inversa.

Las motorizaciones anunciadas son las siguientes: un cuatro cilindros con turbocompresor que eroga 275 CV, un V6 de 3.6 litros de 335 CV, un V8 de 6.2 litros de 455 CV, y la versión más extrema utiliza este último propulsor pero con modificaciones para llevar la potencia a nada menos que 640 CV.

Esta última opción se denomina ZL1 y se puede asociar a transmisión automática de diez velocidades. También cuenta con un diferencial que bloquea las ruedas taseras en caso de posibles derrapes.

El ZL1 está preparado para usar directamente en las pistas
, y para eso utiliza neumáticos especiales de 20 pulgadas desarrollados en conjunto con Goodyear sólo para esta versión de Camaro.

En este sentido, tiene frenos reforzados respecto a las otras variantes, capot en fibra de carbono y tomas de aire de mayores dimensiones.