Por 59 votos contra 21, los senadores decidieron someter a juicio político a Dilma, acusada de violar la Constitución por autorizar gastos sin la venia del Congreso. La sentencia sería conocida a fin de mes.

El Senado brasileño dejó a un solo paso la destitución de la presidenta suspendida, Dilma Rousseff, al aceptar, por 59 votos contra 21, la acusación sobre irregularidades fiscales en el presupuesto 2015, lo cual refuerza al nuevo oficialismo del mandatario interino, Michel Temer, para confirmarse en el poder.

Dilma Roussef destitución

El próximo escalón será la sesión que a fin de mes deberá sostener el Senado para definir si absuelve o condena a Rousseff, ahora procesada, por supuestamente violar la ley de responsabilidad fiscal de 2015, una acusación que es calificada como un 'golpe parlamentario' por parte de sus defensores.

Dilma Roussef destitución

La sesión, que duró más de 16 horas, enfrentó a los defensores del impeachment con los de Rousseff, mientras que en al menos 16 ciudades de Brasil se realizaron manifestaciones de grupos de izquierda que reclaman la salida de Temer del gobierno, al que acusan de golpista.

Dilma Roussef triste

El resultado pone en aprietos las negociaciones de Rousseff para el día del veredicto, posiblemente el 29 de agosto, ya que el Senado puede destituirla con dos tercios de los votos, es decir, 54 de los 81 senadores.