Rumbo a 2017, la gobernadora de la Provincia armó una reunión con referentes del centenario partido. Margarita Stolbizer puede sumarse a su Gabinete y Facundo Manes sería candidato.

Mauricio Macri validó un protocolo binario el vínculo entre el PRO y la UCR. Según el territorio, el macrismo abraza a los radicales o potencia la fractura. En Buenos Aires promovió una tregua y en Santa Fe preparó el escenario para una batalla.

Los dos partidos más potentes del frente Cambiemos enfrentan a ocho meses de Gobierno una crisis de convivencia. No sólo estuvo el enojo de Ricardo Alfonsín por la incorporación "inconsulta" de peronistas al Gobierno de María Eugenia Vidal. En Catamarca, Entre Ríos, Córdoba, Chubut y La Pampa también se registraron momentos de tensión.

Embed

Marcos Peña, Rogelio Frigerio y Emilio Monzó estuvieron en la sede del Comité Nacional de la UCR para la presentación de la mesa santafesina de Cambiemos junto a José Corral y Mario Barletta. El PRO quiere que la UCR defina la misma línea de acción a nivel nacional y provincial. "O son socios del PRO en Cambiemos o son socios de los socialistas: las dos cosas no", dijo un operador macrista a Ámbito Financiero

Santa Fe es un caso atípico que potencia el menú binario del PRO frente a la UCR. En la estratégica Buenos Aires se decidió el mecanismo inverso: Federico Salvai, ministro de Gobierno de Vidal, armó una juntada para integrar la mesa bonaerense de Cambiemos.

Embed

Vidal no fue, pero mandó a Salvai, a Fabián Perechodnik, secretario general de la Gobernación y a Manuel Mosca, vice de Diputados. Como intendentes estuvieron Jorge Macri (Vicente López), Néstor Grindetti (Lanús) y Ramiro Tagliaferro (Morón). Por la UCR, ficharon Daniel Salvador -vice de Vidal-, el senador alfonsinista Carlos Fernández; el presidente del bloque de Diputados UCR Jorge Silvestre y los alcaldes Miguel Gargaglione (San Cayetano); Franco Flexas (General Viamonte) y David Hirtz (Adolfo Alsina). Alfonsín, presidente del Comité Provincia y vocero del malestar radical, se excusó porque tenía comisión en el Congreso y mandó a Ricardo Sánchez.

Federico Salvai con radicales e intendentes


El planteo refiere a decisiones que vendrán tarde o temprano como el protagonismo de Elisa Carrió o la eventual incorporación de Margarita Stolbizer a una lista o al gabinete. El nombre de la diputada aparece, en algún mapa, como una buena señal para la UCR porque viene de ahí. En la misma línea opera la variable de Facundo Manes como candidato para el 2017, a quien se pone en la cuenta del radicalismo.

"Es la forma de crecer -intervino Grindetti- mientras los dirigentes respeten los principios de Cambiemos". Hay, detrás de eso, un asunto espinoso sobre a quienes abrirles la puerta. ¿A Alejandro Granados o Mario Ishii, peronistas del conurbano, a los que el PRO atribuye querer sumarse a Cambiemos?