La figura de Michael Phelps intimida, hace temblar a cada uno de los afortunados que logran tener cerca al máximo ganador de la historia del olimpismo mundial.
Algo así le pasó hace 10 años a Katie Ledecky cuando tuvo la inmejorable oportunidad de pedirle un autógrafo y sacarse una foto con su ídolo, un Phelps de 21 años que recién estaba empezando a dar que hablar en la natación mundial.

Phelps.jpg
Pero aquella pequeña de sonrisa inocente creció y este martes, 10 años después, llegó a la cima de la natación mundial el mismo día que su ídolo (hoy compañero de delegación en Río de Janeiro) cosechaba dos preseas más a su laureado historial.

Katie Letecky
Con apenas 19 años, Ledecky dejó de ser promesa para pasar a ser una realidad tangible. En esta competencia ya acumula dos oros y una plata, mientras que Phelps lleva tres oros ganados y va por más.

Y aquella foto de una inocente niña cumpliendo el sueño de conocer a su referente hoy cobra un valor doblemente importante.