Las autoridades rusas multaron a Google con US$6.75 millones por abuso de posición dominante con su sistema Android en los smartphones.
"Estamos seguros que la ejecución de esta penalización favorecerá el desarrollo de la competencia en el mercado de programas para los (teléfonos) celulares en Rusia, lo que tendrá un efecto positivo para nuestros usuarios", señaló en un comunicado Elena Zayeva, responsable para las nuevas tecnologías en el Servicio Federal Antimonopolio de Rusia (FAS).

A petición de la empresa número uno de internet rusa, Yandex, que vio disminuir sus partes de mercado, la agencia federal había reconocido culpable en septiembre de 2015 al grupo californiano por abusar de su posición dominante al imponer sus servicios a los usuarios del sistema Android.

Yandex acusó a Google de obligar a los fabricantes de celulares con sistema Android a instalar por defecto su motor de búsqueda.

El FAS no fijó en aquel momento el monto de la multa y hasta hace poco mantuvo negociaciones con Google para llegar a un acuerdo amistoso, dependiendo de si reconocía su culpabilidad.

Embed
El grupo estadounidense siempre negó las acusaciones de las autoridades rusas, alegando que sus usuarios eran libres de utilizar sus servicios o no.

Google "analizará de cerca" la decisión del FAS "antes de decidir sus próximas acciones", reaccionó la empresa en un comunicado transmitido a la AFP.

"Mientras tanto, seguimos discutiendo con todas las partes implicadas para ayudar a los consumidores, los fabricantes y los programadores a beneficiarse al máximo de Android en Rusia", añadió.

Google fue objeto de otros procesos parecidos en otros países, en especial por parte de la Comisión Europea.