Estela de Carlotto, Ricardo Alfonsín, Victoria Donda y hasta Federico Pinedo cuestionaron que el Presidente enmarcara el terrorismo de Estado dentro de una supuesta "guerra sucia". "Su desacertada opinión refleja lo que verdaderamente siente y piensa" advirtió la titular de Abuelas de Plaza de Mayo.
Una vez más la ambivalente posición del gobierno nacional frente a los abusos de la última dictadura militar abrió la polémica. Esta vez fue el propio presidente Mauricio Macri quien en una entrevista concedida a un medio extranjero desconoció que en la Argentina hayan habido 30 mil desaparecidos y prefirió hablar de "guerra sucia" de terrorismo de Estado.

Las polémicas declaraciones de Macri fueron de inmediato repudiadas por actores políticos y sociales de distintos ámbitos. Incluso el presidente provisional del Senado y segundo en la línea sucesoria, Federico Pinedo, negó que la feroz represión ordenada por la Junta Militar se enmarcara dentro de una "guerra sucia" y admitió que desde la cúpula del poder se patrocinó el terrorismo de Estado.

"Macri diciendo que no tiene idea si los desparecidos fueron 9 mil o 30 mil es una situación espantosa y de angustia que vivimos los organismos de Derechos Humanos. Pero ante esta avanzada por el olvido existe un pueblo consciente que no va a aflojar" aseguró la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto. "Es descarnado y muy doloroso todo esto, pero no nos debilita" advirtió Estela quien calificó como "desacertada la opinión (de Macri) que refleja lo que verdaderamente siente y piensa" sobre lo que sucedió en el país a partir del 24 de marzo de 1976.

Carlotto: "La desacertada opinión de Macri refleja lo que verdaderamente siente y piensa"

Sobre el término "guerra sucia" para definir el terrorismo de Estado, Carlotto repudió la definición utilizada por los defensores de los genocidas y dijo que "llamar terroristas a nuestros hijos es la ofensa más grande porque fueron militantes que con defectos y virtudes hicieron lo mejor por nuestro país, que es lo que no están haciendo ahora".

Por su parte la diputada nacional Victoria Donda (Libres del sur) aseguró este jueves que "en Argentina no hubo una guerra, hubo terrorismo de Estado". "Quiero que Macri me diga si condena a esos militares que empujaron a mi mamá de arriba de un avión y me regalaron. Quiero escuchar de él si condena el terrorismo de Estado porque no lo escuché, quiero saber si condena a los militares que llevaron adelante la masacre más grande que vivió nuestro pueblo", reclamó Donda y cuestionó: "Que un presidente de este país diga eso, es como que la primera ministra alemana diga que desconoce cuántas son las personas asesinadas en el Holocausto".

Más contemporizador estuvo su socio en el PRO Federico Pinedo, quien sin embargo se despegó de la línea discursiva de su jefe político. "El terrorismo de Estado es la guerra más sucia" que vivió el país, señaló en un intento por exculpar a Macri pero reconoció que "lo que pasó en la Argentina, salvo una marginalidad que optó por ese camino, fue algo diferente, que está marcado claramente por el terrorismo de Estado y eso está fuera de toda discusión".

Donda: "Quiero que Macri me diga si condena a esos militares que empujaron a mi mamá de arriba de un avión y me regalaron. Quiero saber si lo condena porque nunca lo escuché"

El diputado nacional (UCR-Cambiemos) Ricardo Alfonsín también repudió las declaraciones del Presidente. “No comparto esa visión para nada; no se puede establecer equivalencias entre lo que fue el accionar de la guerrilla y el terrorismo de Estado, porque el Estado está para evitar eso y no convertirse en caníbal”, aseguró el hijo del ex presidente Raúl Alfonsín, quien impulsó el histórico juicio a las Juntas Militares, en 1985.

Embed
En tanto, el premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel recomendó este jueves al presidente Macri "aprender y no generar más tensiones" porque no es "saludable para el gobierno y la sociedad decir esas barbaridades". "Es preocupante que el presidente de la Nación primero quiera desconocer lo que pasó en el país y después quiera confundir hablando de guerra sucia. Aquí no hubo una guerra, hubo una represión brutal contra sectores sociales, religiosos, sindicalistas, estudiantes y bebés", explicó el titular del Servicio Paz y Justicia.

Pinedo: "Lo que pasó en la Argentina está marcado claramente por el terrorismo de Estado y eso está fuera de toda discusión"

"Habría que ver en qué guerra sucia pelearon los bebés", interpeló Pérez Esquivel al referirse a los 500 hijos de desaparecidos apropiados por los represores, al tiempo que recordó que "la misma justicia reconoció (el terrorismo de Estado) en el juicio a las juntas militares

Embed