Un hombre en el distrito de San Isidro, en Lima, Perú, de distrajo demasiado con el videojuego revolucionario y tuvo que terminar siendo asistido por las fuerzas de seguridad.