Damir Ryspayev tiene 21 años, juega en el equipo Barys Astana de Kazajistán, y se sacó cuando un jugador de los contrarios le pegó. Por ese motivo no solo fue a golpear a todos los que estaban en la cancha, sino también al banco de suplentes.