Varios de los manifestantes y el padre de la víctima, Diego Artigas, aseguraron que de ese lugar "Rocío se fue con un hombre llamado Daniel", que sería uno de los encargados del boliche y tendría cerca de 50 años.
Amigos y familiares de la adolescente Rocío Artigas destrozaron la entrada del boliche donde estuvo la menor de edad horas antes de caer muerta, presuntamente por una sobredosis, en una calle del barrio porteño de Villa del Parque.

Durante la madrugada de este sábado, los manifestantes que pedían justicia por la muerte de la adolescente lanzaron piedras y encendieron fuego en la entrada de la discoteca Loop.

familiares de Rocío
Varios de los manifestantes y el padre de la víctima, Diego Artigas, aseguraron que de ese lugar "Rocío se fue con un hombre llamado Daniel", que sería uno de los encargados del boliche y tendría cerca de 50 años.

Asimismo, varios de los amigos de la adolescente, que además era madre de un niño de 11 meses, afirmaron que en el lugar era habitual "que ofrezcan drogas".

Ante los incidentes ocurridos pasada la medianoche, agentes de la Guardia de Infantería de la Policía Federal se apostaron a modo de cordón en el frente del local ubicado entre las avenidas San Martín y Beiró.

Diego Artigas, padre de la menor de edad, volvió a relatar en declaraciones a la prensa que su hija había salido el viernes 5 de agosto por la noche y tras ir a bailar con su hermana mayor a la disco Loop luego se retiró con "este hombre Daniel, que tiene unos 50 años" y se fueron juntos "no sabemos a dónde".

familiares de Rocío
Y, remarcó que lo último que supieron de ella fue que había pasado "por la casa de Walter, un amigo que es un chico de 18 años" cerca de la calle Terrada, en el mismo barrio.

Artigas sostiene que a su hija "algo le dieron" que provocó su muerte en la calle cerca de la vivienda del joven.

Asimismo, el hombre que está separado de la madre de la víctima admitió que la adolescente estuvo fuera de su casa toda la noche y en la mañana del sábado mantuvo su última comunicación por teléfono con su hermana cuando la invitó a sumarse a la reunión en la vivienda del muchacho.

El hombre reclamó mayor celeridad a la Fiscalía 46
que está a cargo de la investigación al señalar que pese a que pasó una semana de la muerte "aún no entrega el cuerpo" de su hija, que era sometida a una autopsia para determinar la causa de su deceso.

Artigas señaló que el hombre con el que se habría retirado su hija sería "un supuesto dueño o socio" de la discoteca.

Incluso, denunció que "ayer en la marcha me enteré que le daban droga gratis" a algunas personas y advirtió: "No sé de qué forma le daban droga a menores". A esa discoteca, añadió, "iba mi hija de 15 años y entraban chicas de 13 años sin documento" y planteó que a los menores de edad "les vendían además bebidas alcohólicas".