Entre el viernes 12 y el lunes 15 de agosto, 580.000 turistas viajan por el país y gastarán unos $959 millones en las ciudades que forman el circuito turístico nacional.
El movimiento durante el fin de semana largo del 12 al 15 de agosto es muy tranquilo y la actividad comercial escasa, con una caída de 10,5% en las ventas, según la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

Entre el viernes 12 y el lunes 15 de agosto, 580.000 turistas viajan por el país, gastando $959 millones en las ciudades que forman el circuito turístico nacional.

"El feriado por el 17 de agosto es muy tranquilo, con un movimiento turístico escaso, pero que ayuda a inyectar recursos en las economías regionales. En general el feriado que conmemora a San Martín suele ser uno de los más tranquilos del año. Pero en 2016 estuvo además 5% por debajo de 2015, según las ciudades consultadas. Incidió que coincidió con los juegos olímpicos en Brasil, y hubo muchos turistas que aprovecharon a viajar a Río", indicó CAME.

La permanencia promedio del fin de semana fue de 2,8 días y el gasto diario se ubicó en $590 promedio por viajante, aunque con una alta dispersión entre ciudades.

Hubo mucho turismo girando alrededor de eventos, carreras, torneos, conferencias, festivales, y también prevalecieron viajes a visitar amigos o familiares, donde la gente buscó ahorrar el alojamiento al menos para abaratar la excursión.

Algunos de los destinos más buscados fueron: la costa bonaerense, Córdoba, las termas de Entre Ríos, Mendoza, Misiones, y la Patagonia.

Según el relevamiento de CAME en 40 de ciudades turísticas del país, las ventas minoristas vinculadas al turismo, informadas por los comercios, fueron en promedio 10,5% menores al año pasado (medidas en cantidades).

En lo que va de 2016, ya hubo 5 fines de semanas largos: Carnaval, Semana Santa (que este año coincidió con el Día de la Memoria), 20 de junio (que este año coincidió con el homenaje al general Güemes), 9 de julio y 17 de agosto, donde viajaron 6,5 millones de turistas con pernocte y dejaron ingresos directos por $11.872 millones en las economías regionales del país.