El tandilense se quedó con el bronce en 2012 tras caer en semifinales ante Federer y vencer a Djokovic. En este 2016 volvió a su nivel tras una lesión y jugó la final de igual a igual tras eliminar a Nole y Nadal. ¿La tercera es la vencida?

Juan Martín Del Potro se llevó la medalla plateada de los Juegos de Río 2016, la quinta en el historial del tenis argentino de los Juegos Olímpicos, y logró sumar otra a su cosecha personal, lo que es un hecho inédito para el deporte nacional en esta disciplina.

Justamente el tandilense registra el antecedente más cercano al obtener la de bronce en Londres 2012, superando a Novak Djokovic, por 7-5 y 6-4. De ese torneo, en All England and Tennis Club de Wimbledon, se recuerda su maratónico partido ante Roger Federer y el recordado tercer set de 19 a 17 para el suizo.

Medalla de tenis olímpico

Antes, Gabriela Sabatini se alzó con la plata en Seúl 1988. Gaby, abanderada de la delegación argentina en la capital surcoreana, perdió la final en el Olympic Tennis Center ante su gran rival, la alemana Steffi Graf, por 6-3 y 6-3, en un partido más parejo de lo que indica las cifras.

Gaby, que cortó una racha de 16 años sin medallas argentinas en Juegos Olímpicos, había dejado en el camino a la yugoslava Sabrina Goles, la alemana occidental Sylvia Hanika, la soviética Natasha Zvereva y la búlgara Manuela Maleeva.

Pero el tenis argentino también cosechó dos medallas de bronce. El dobles integrado por Javier Frana y Christian Miniussi ganó el bronce en Barcelona 1992, en el polvo de ladrillo de las canchas de las canchas de Vall d'Hebron, tras buenas victorias ante los británicos Andrew Castle y Chris Wilkinson, los francese Forget y Leconte y los suizos Hlasek y Rosset, para caer en semifinales con los alemanes Boris Becker (hoy entrenador de Djokovic) y Michael Stich.

El otro bronce lo consiguieron Paola Suárez y Patricia Tarabini, quien volvió del retiro para jugar en Atenas 2004. Vencieron a las españolas Arantxa Sánchez Vicario y Anabel Medina, las japonesas Saori Obata y Akiko Morigami y las francesas Sandrine Testud y Nathalie Dechy, perdieron en semifinales con las chinas Ting Li y Sun Tiantian y por el tercer puesto se impusieron a las japonesas Ai Sugiyama y Shinobu Asagoe, por un doble 6-3.