Juan Martín Del Potro no perdió tiempo, horas después de consumar su gran semana al recibir la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, se embarcó rumbo a Buenos Aires, donde fue recibido como un verdadero héroe.
Cientos de personas y medios se agolparon en la puerta de salida de Aeroparque, donde, pasado el mediodía, el tandilense apareció con la medalla colgada en el cuello y sin hacer declaraciones, mientras era ovacionado por todos los presentes. Por la tarde, desde las 18, brindará una conferencia de prensa desde el hotel Intercontinental.

Del Potro