Hay paro de barrenderos y recolectores de residuos y las calles están extremadamente sucias. Encuestas califican la gestión del intendente Ramón Mestre con 3,3 puntos.

Una nueva medida de fuerza del Sindicato Único de Recolección de Residuos y Barrido de Córdoba (SURRBaC), que anunció trabajo "a reglamento" debido a la "falta de insumos y de elementos de higiene y seguridad", dejó a una parte de la capital sin recolección por al menos 48 horas y expuso una vez más al intendente radical, Ramón Mestre, a una catarata de críticas por la falta de gestión en el Municipio y su casi nula intervención, en este último caso, para solucionar conflictos que mezclan lo privado, lo público y lo sindical. Todo, en una ciudad que no puede disimular el estado de abandono y la desidia, con calles destruidas, espacios verdes abandonados y servicios de mínima calidad en transporte público.

Embed

Según publica Ámbito Financiero, las últimas encuestas difundidas confirman esta situación: en un rango de 1 a 10, los cordobeses le otorgan 3,3 puntos a la administración que el hijo del histórico referente encabeza desde 2011. El jefe comunal serpentea su gestión para mantener el capital político que logró el año pasado con su reelección, ante un Ejecutivo provincial del PJ que se mantiene al frente de las encuestas. El intendente abrazó al Gobierno nacional y a Cambiemos, en busca de dar inicio a un camino que lo llevaría a enfrentarse, en 2019, con el mandatario justicialista Juan Schiaretti.