El PRO mide al intendente José Corral como gobernador, pese al enojo del embajador Miguel Del Sel, y quiere que la UCR rompa con el socialismo. El vicegobernador Carlos Fascendini, salió a echar más leña al fuego.

El lanzamiento del frente Cambiemos de Santa Fe, en Buenos Aires y bajo la mirada del jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, produjo en menos de una semana el primer conflicto en la Unión Cívica Radical provincial.

Corral y Barletta deberían dejar los lugares que están ocupando en el Gobierno provincial, antes que los echen

Cuenta Ámbito Financiero que la disputa radical la activó en las últimas horas el vicegobernador, Carlos Fascendini, que apuntó al intendente capitalino y titular de la UCR nacional, José Corral (el PRO lo mide como candidato a gobernador para 2019, pese al recelo del embajador argentino en Panamá, el ex Midachi Miguel del Sel), y al diputado nacional Mario Barletta, quien perdió por paliza en las PASO del año último frente al socialista Miguel Lifschitz, actual mandatario santafesino.

Embed

"Nosotros tenemos un compromiso con el Frente Progresista, que implica gobernar y cumplir el programa. Y si con tanto tiempo antes (esos sectores radicales) tienen la seguridad de ir con Cambiemos, creo que toda la banda de Corral y Barletta deberían dejar los lugares que están ocupando en el Gobierno provincial, antes que los echen (...), que los echemos", disparó Fascendini.

"Justamente cuando estamos en un país que se encamina hacia la búsqueda del respeto y el diálogo, esas palabras no son apropiadas"

Barletta respondió horas más tarde que "justamente cuando estamos en un país que se encamina hacia la búsqueda del respeto y el diálogo, esas palabras no son apropiadas en boca de cualquier hombre vinculado con la gestión de lo público y mucho menos de un vicegobernador".

El diputado también dijo que su sector no evalúa "para nada" la posibilidad de dejar cargos provinciales, y detalló: "Todos los que están en el Gobierno están haciendo su trabajo con las mejores intenciones y esto ayuda mucho al diálogo entre los partidos y también entre la provincia y la Nación. Suenan lamentablemente a una práctica cuasi extorsiva".