La atleta de Bahamas, Shaunae Miller, entró este domingo en la historia de los Juegos Olímpicos, y no sólo por haber ganado la prueba de 400 metros entre las damas, sino por la extravagante forma en que lo hizo.
Miller había liderado con holgura gran parte de la competencia. Sin embargo, en la recta final perdió velocidad y no le quedó otra que tirarse (literalmente) para alcanzar la meta antes que sus inmediatas perseguidoras. De esta forma, privó a la estadounidense Allyson Felix de sus aspiraciones de ser la primera atleta de la historia con cinco medallas de oro olímpicas.

bwgRloKy1ZxCCzai.mp4
Miller, en un final agónico, cerró la vuelta a la pista en 49.44, el mejor registro de su vida. Felix, que la llegó a rebasar en la recta, terminó segunda en 49.51, y la jamaicana Shericka Jackson se colgó la medalla de bronce con 49.85.

Miller
La bahamense dio rienda suelta a su alegría cuando aparecieron los tiempos oficiales en el marcador del estadio Olímpico, después de permanecer las dos unos segundos a la expectativa, sin saber quien había ganado.