El ex mandatario brasileño, que presidió el organismo entre 1974 y 1998, falleció en Río de Janeiro. En julio había sido internado por una neumonía y permanecía internado.
Havelange fue una de las figuras más importantes del mundo del fútbol moderno, y su presencia en la FIFA generó varios cambios y también algunas controversias. como por ejemplo la denuncia de haber recibido coimas por parte del dictador argentino Jorge Rafael Videla durante el Mundial de 1978.

En este lado del mundo, el brasileño es recordado por su fuerte enemistad con Diego Armando Maradona, quien lo convirtió en su "enemigo público" tras el Mundial de Italia 90.

Además, Havelange integró el Comité Olímpico Internacional entre 1963 y 2011.

Havelange renunció en 2011 a su condición de miembro del COI y en abril de 2013 a su puesto de presidente honorario de la FIFA, a raíz del escándalo surgido por la revelación de que recibió sobornos pagados por la empresa de marketing deportivo ISL en la década de 1990.

Havelange fue uno de los principales artífices de la designación de Río de Janeiro como sede olímpica, pero fue el gran ausente en la ceremonia de inauguración celebrada el pasado 5 de agosto en el estadio Maracaná.