Un grupo de científicos perdió toda la compostura al descubrir en el fondo del mar a un ejemplar de cefalópodo que es tan tierno que lo lleva en el nombre.
De todas las rarezas que habitan en el fondo del mar, el calamar de boca corta, o Rossia pacifica, debe ser el molusco cefalópodo más adorable que existe. De hecho, cuando los investigadores del Nautilus dieron con un ejemplar la semana pasada no pudieron evitar expresar la ternura que les dio.

Aunque parece una mezcla entre calamar y pulpo, el Rossia pacifica es en realidad una sepiida, un molusco cefalópodo que habita en el océano Pacífico Norte entre Japón y California, en los Estados Unidos, donde justamente los investigadores ubicaron uno a 900 metros de profundidad.

"¡Parece de mentira! ¡Como si un chico hubiese dejado caer su juguete!", expresó una de las científicas que analizó el video.

Googly-eyed Stubby Squid