Los gritos, chicanas cruzadas y acusaciones ganaron protagonismo en una álgida sesión y la presentación del ministro de Energía para explicar los polémicos tarifazos quedó desdibujada. "Un alplax a la derecha" se escuchó tras la intervención de Negri.

La Cámara de Diputados concluyó pasada la medianoche el plenario de comisiones en el que el ministro de Energía, Juan José Aranguren expuso sobre la política tarifaria del gobierno en materia de gas, respondiendo a las consultas de los legisladores con la defensa de las medidas adoptadas.

La reunión, que se inició pasadas las 14, se extendió por más de diez horas, pese a que en el último tramo se hizo reiterativa y perdió el interés que había provocado en el inicio.

La diputada Graciela Camaño, del interbloque federal Unidos por una Nueva Argentina (UNA), le formuló varias preguntas al ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, de quien alertó incompatibilidades en su función pública por haber sido CEO de Shell, al tomar determinaciones sobre el precio del petróleo. Tras esa pregunta, Aranguren insistió en señalar que no puede "tomar ninguna decisión en particular por la empresa" que lo empleó, ni él "ni ningún funcionario" del Gobierno, y al respecto sostuvo que "en todo caso la Justicia decidirá" si hay incompatibilidad, porque "hay una causa penal en la materia".

"No hemos incumplido con ningún trámite legal por fijar estos precios en boca de pozo. Si fuera así, usted tiene la potestad de discutir esto en la Justicia", afirmó Aranguren, y agregó: "No le estoy pagando nada a ninguna petrolera". Anteriormente, Camaño había sido dura con el ministro: "No nos tome por pavotes. Hay mil maneras de que usted participe y tenga que participar en esto (aumento del precio del petróleo)", dijo. La diputada massista también acusó al ministro de incurrir en el delito de "incumplimiento de los deberes de funcionario público" y se despachó: "Con el país no pueden hacer lo que se les cante".

Sin embargo, ese no fue el único intercambio caliente protagonizado por Graciela Camaño, quien también se cruzó con el diputado de la UCR, Mario Negri. Cuando la diputaba preguntaba por el transporte del gas, el legislador la interrumpió para corregirla, a lo cual Camaño respondió tajante: "¡Y qué va a ser, amigo Negri, eso pasa por ser oficialismo! Cuando éramos los dos oposición nos divertíamos más". Sin amedrentarse, Camaño volvió a la carga y disparó: "Está bien que ustedes tomen decisiones políticas. Pero hay un mínimo de legalidad que tienen que cumplir, muchachos. No jodan".

En medio de una tensa audiencia, el presidente del bloque del Frente para la Victoria, Héctor Recalde, se cruzó con Eduardo Amadeo cuando el legislador kirchnerista leía la carta que envió Julio De Vido en la que explicaba su ausencia en la audiencia. "Amadeo, te escuché, te escuché y te voy a contestar, pero no ahora", lanzó Recalde dando lugar a la primera interrupción de la jornada. Si bien el episodio no pasó a mayores, el presidente de la sesión, el oficialista Luciano Laspina, debió intervenir para calmar los ánimos en la sesión.