La policía de Pensilvania esclareció la misteriosa muerte de los Short ocurrida el 6 de agosto. Ese día, el matrimonio, sus tres hijos y la mascota aparecieron sin vida con heridas de bala.
La misteriosa muerte de la familia Short comenzó a esclarecerse en las últimas horas dado que la policía de Pensilvania pudo comprobar lo que había ocurrido horas antes de los asesinatos.

Los investigadores establecieron que el asesinato de los dos esposos y sus tres hijos, fue perpetrado por el padre, Mark Short, quien tuvo un ataque de furia debido a que su esposa Megan amenazó con abandonarlo.

La familia era conocida por la historia de la menor de sus integrantes, Willow, que había superado un trasplante de corazón con pocos días de vida y tenía dos años.

El 6 de agosto se conoció la impactante noticia: todos los miembros de la familia y su mascota, un perro, aparecieron muertos dentro de su casa con heridas de bala. Junto a uno de los padres, i se había encontrado un arma y una nota que indicaba que las muertes habían sido por una sucesión de homicidios seguida de suicidio.

Embed
Días después, se supo que el matrimonio tenía conflictos y que Megan Short había decidido abandonar a su esposo. Para eso, la mujer ya había alquilado un lugar donde vivir.

Al enterarse de esta decisión, el padre de la familia decidió asesinar a su esposa Megan (33) y a sus tres hijos, Lianna (de ocho años), Mark Jr. (de cinco) y Willow, de dos años, antes de suicidarse.

Los investigadores determinaron que el hombre había comprado un revólver un día después de que la Policía acudiera a su casa por una pelea doméstica. Esa arma fue utilizada para cometer los crímenes.

A la vez, se estima que tanto los chicos como Megan Short estaban durmiendo cuando recibieron los disparos mortales, ya que se los encontró tapados con mantas y en pijamas.

Según los investigadores, Mark Short no tenía problemas de salud mental conocidos, pero estaba claramente perturbado por la ruptura de su matrimonio.