Sucesos extraños e inexplicables ocurren a diario en una antigua bodega de Cipolletti. Alarmas que se activan solas, luces que se prenden y apagan, y objetos que se caen al suelo hacen creer a los comerciantes que conviven con un fantasma.
Los comerciantes de la galería Flor de Prado, de la ciudad de Cipolletti, viven atemorizados por la presencia de un fantasma que ronda por una antigua bodega de ese centro comercial.

En ese lugar, las luces que se prenden y se apagan solas, las alarmas que se activan por la noche, los artículos que se caen y hasta presencias extrañas provocan los comentarios de todo el barrio.

En declaraciones a LM Cipolletti, los vecinos recordaron que cuando todavía se producía vino, una persona murió dentro de una cuba. Contaron que en diversas oportunidades se encendió la alarma de forma misteriosa, sin explicación.

Embed
"Varias veces vino personal para verificar el funcionamiento de los dispositivos. Nunca encontraron una falla, pero la alarma saltaba sola por la noche", relató un encargado.

Además, los comerciantes explicaron que las cajas con muñecos se caían al suelo desde los estantes, sin personas cerca. Si bien el comercio cuenta con un sistema de videocámaras, nunca logró captar nada extraño.

El evento más terrorífico ocurrió cuando se encontraba la dueña y un cliente y vieron ingresar a una persona que fue hasta las góndolas traseras, aparentemente en busca de mercadería. "Cuando le cobré a mi vecino y ya se retiraba, miró para atrás esperando que pase la otra persona. No había nadie. El cliente se fue corriendo y me dejó sola, y a los días volvió y hablamos de lo que pasó. Nunca supimos qué fue", relató la encargada.