Lo definió una pericia pedida por el juez Rafecas, quien dispuso un rastrillaje casa por casa en busca de testigos. También solicitó revisar las cámaras de seguridad públicas y privadas instaladas en las cercanías.
La granada encontrada cerca de la casa de la jueza federal de San Martín, Martina Forns, estaba inutilizable, no tenía "tren de fuego", por lo cual no podía ser detonada, según se informó al juez federal Daniel Rafecas.

El magistrado ordenó medidas de prueba tras el hallazgo de una caja de cartón con la granada en un contenedor ubicado a 68 metros de la vivienda que frenó el aumento de la tarifa del gas.

"La granada no se podía detonar por carecer del llamado 'tren de fuego´"
, explicaron fuentes judiciales.

Embed
Además, se dispuso identificar a la vecina que alertó sobre el objeto a un policía que custodiaba la zona en Rosseti y Zabala, del barrio porteño de Chacarita.

También se solicitó revisar las cámaras de seguridad públicas y privadas instaladas en las cercanías, entre ellas las de un templo de Testigos de Jehová que se encuentra frente al contenedor donde se halló la caja con la granada.

Rafecas dispuso un "rastrillaje" casa por casa y en los comercios en busca de eventuales testigos del momento en que fue dejada la caja.