La marca premium DS, ya independiente de Citroën, lanzó el nuevo DS 4 con una novedad: la aparición de una variante aventurera denominada Crossback.
Al igual que el DS 3, que también se renovó en el país, el DS 4 es bitono y pueden combinarse los colores del techo y de la carrocería, con la posibilidad adicional de utilizarlos en retrovisores y tapones de rueda. En total, se puede elegir entre 38 combinaciones. Además, tiene nuevo frontal, detalles cromados y faros que combinan las tecnologías LED y Xenón, y llantas de 18 pulgadas con diseño renovado.

La variante Crossback, de estética aventurera, tiene una distancia al suelo 30 mm más alta, grandes llantas negras y elementos específicos como los embellecedores de pasos de rueda, los alerones y las barras de techo. También posee parabrisas panorámico (45º) y retrovisores exteriores negros.

Como gran novedad, el nuevo DS 4 es el primer DS (y el primer vehículo del Grupo PSA) que incorpora el protocolo Apple CarPlay. Con pantalla de 7 pulgadas, ofrece acceso a todas las funcionalidades del vehículo (ahora 12 botones menos en el panel de instrumentos) y permite la prestación New Mirror Screen. Una solución de conectividad que funciona tanto con Apple CarPlay como con MirrorLink, que permite utilizar el smartphone sobre la pantalla del cuadro de instrumentos.

El motor es el conocido 1.6 naftero turbo de 163 CV que se utiliza en otros vehículos de PSA. Está asociado a transmisión automática de seis velocidades.

Entre el nuevo equipamiento se destaca el asistente de cambio de carril involuntario, la cámara de visión trasera, el acceso sin llave, las butacas eléctricas y los retrovisores con memoria.