Una familia tipo necesitó en la ciudad de Buenos Aires en julio un ingreso de 12.979,40 pesos para no caer en la pobreza y de 6.524,62 pesos para no pasar a la indigencia, según la Dirección General de Estadística y Censos porteña.
El trabajo del organismo precisó que la canasta básica total (CBT, que marca el límite de la pobreza) aumentó en julio un 2,13 por ciento, en tanto la Canasta Básica Alimentaria (CBA, que establece la frontera entre la pobreza y la indigencia) tuvo un incremento mensual del 3,44 por ciento.

Los diferentes incrementos revelan el mayor peso de los alimentos en el aumento general de precios, que en la Ciudad fue en julio de 2,2 por ciento, prácticamente igual al de la CBT pero 1,2 puntos por debajo de la CBA.

La familia considerada en el ejemplo es un matrimonio compuesto por una mujer y un varón, ambos de 35 años, activos, con dos hijos varones de 6 y 9 años y propietarios de la vivienda, indicó la Dirección de Estadística.