Catriel Etcheverri
Catriel Etcheverri
Un informe del Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz da cuenta del deterioro de los ingresos de los sectores más vulnerables frente la inflación, los tarifazos y el aumento del desempleo. También advierte que el deterioro en el poder de compra de los salarios formales alcanza el 15% y el impacto es mayor en el sector informal.
El Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz (CESO) dio a conocer este miércoles su último informe económico en el que advirtió que en el último semestre el poder adquisitivo del salario, las jubilaciones y la Asignación Universal por Hijo (AUH) se deterioró de manera sensible.

De acuerdo con el CESO el deterioro en el consumo que profundiza la recesión en que se halla sumergida la economía argentina se explica por la aceleración de los aumentos de precios, la parálisis de la obra pública y un contexto regional poco favorable.

En este sentido señala que "respecto a julio del año pasado, la jubilación mínima perdió casi 10 puntos de su poder de compra y los salarios formales entre 5 y 15 puntos de acuerdo al sector".

Y advierte que "los aumentos proyectados a septiembre en la AUH y la jubilación por ley de movilidad no alcanzan a revertir su deterioro por la inflación dada la baja recaudación tributaria e ingresos de la seguridad social provocados por la depresión económica y las diversas rebajas impositivas, que afectan la fórmula de actualización".

En este sentido el informe recuerda que la eliminación y baja de retenciones al sector agropecuario y las mineras así como la excepción de pago de impuestos a las Ganancias a 180 mil trabajadores tuvieron un costo fiscal total de 85.307 millones de pesos en el primer semestre que dejaron de pesar a la hora de calcular la recomposición de jubilados y beneficiarios de la AUH.

Sobre la AUH el CESO advierte que "ha sido un elemento central en la política de distribución del ingreso y de igualación de derechos entre trabajadores formales e informales y, en términos de expansión el consumo, un componente clave para dinamizar la demanda interna" y recuerda que "desde su implementación (en noviembre del año 2009) siempre ha seguido de cerca la dinámica de los precios, con aumentos semestrales que, desde el año 2013, siempre fueron por encima de la inflación".

Embed
Sin embargo, "según surge de considerar la información de AUH mensual y los aumentos de precios relevada por los institutos de estadística provinciales, se observa que para junio de 2016 el poder de compra de la AUH disminuyó un 19%. Esto se debe a que la AUH que mantiene su nivel en $966 desde marzo-16 (más el bono de $ 400 en diciembre de 2015). El aumento correspondiente a septiembre según ley de movilidad, del orden del 16%, no alcanzaría a revertir el deterioro de esa política social por la inflación, dada la baja de la recaudación e ingresos de la seguridad social provocados por la depresión económica y las diversas rebajas tributarias, que afectan la fórmula de actualización".