La ceremonia se realizará este domingo en el estadio Maracaná, en la que se apagará la llama olímpica y se presentará a la próxima sede. Habrá un deportista de cada país con su bandera y el buen despempeño de los argentinos provocó un "boom" de consultas en las agencias de viajes.
Los fanáticos del deporte que quieran ir este fin de semana a la ceremonia de clausura de los Juegos Olímpicos en el Maracaná deberán desembolsar hasta u$s7.500 ($112.500) sólo en dos días. Pero no tendrán tiempo para hacer muchas cuentas porque apenas se consiguen vuelos directos, es muy complicado encontrar plazas disponibles en los hoteles de Río y los tickets suben a cada minuto con la demanda.

Sólo se consiguen vuelos directos a Río de Janeiro

Desde la empresa Acercar Viajes aseguraron que los paquetes están "casi todos vendidos" y que "sólo quedan algunos lugares". Lo cierto es que quien busque un pasaje a través del sitio Despegar.com a Río de Janeiro para el próximo fin de semana sólo encontrará tickets con escalas (de 16 horas) a un precio promedio de $10.000, aunque en Aerolíneas Argentinas este miércoles aún quedaban algunos lugares de vuelos directos con una base de $14.000.

Embed
El sitio de internet Ticket Bis, que comercializa las entradas para las actividades de los Juegos, ya no tenía tickets para la ceremonia de clausura, uno de los acontecimientos más esperados de la competencia. La fiesta, de la que no se dieron a conocer demasiados detalles, contará con la presencia de por lo menos un deportista de cada país con su bandera. Allí se apagará la llama olímpica y se dará lugar a Tokio, donde se celebrarán los próximos Juegos. En esta oportunidad no estará el presidente interino Michel Temer para evitar abucheos, algo que sufrió durante la ceremonia de inauguración.

Desde la agencia de viajes Buteler, que comercializa paquetes para los Juegos Olímpicos, explicaron que "hay pocos cupos libres", pero que el boom de llamados y consultas se vivió la semana pasada con la buena performance de Juan Martín del Potro. "Muchos argentinos preferían ir durante la competencia, aunque la ceremonia de clausura también tiene su encanto", concluyó una de las empleadas de la agencia.