La iniciativa se incoporará al proyecto de reforma electoral que se analiza en comisiones en la cámara de Diputados. Hasta ahora dicha potestad la ejercía el Poder Ejecutivo a través de la Dirección Nacional Electoral en el ministerio del Interior.
El Gobierno decidió este jueves que la facultad de realizar el escrutinio provisorio en las próximas elecciones sea otorgada a la Cámara Nacional Electoral (CNE) por primera vez en la historia democrática, una potestad que hasta ahora ejercía el Poder Ejecutivo, aunque la iniciativa debe contar con la aprobación del Congreso Nacional.

Según anticiparon fuentes oficiales a la agencia de noticias Télam, la decisión fue tomada este mediodía en una reunión mantenida por el ministro de Interior, Rogelio Frigerio, y el secretario de Asuntos Políticos, Adrián Pérez, y se instruirá a los diputados oficialistas que introduzcan ese cambio en el proyecto de reforma electoral que actualmente se debate en comisiones de la Cámara baja.

"Esto se trata de lo que siempre planteamos que es la independencia en el proceso electoral. Creemos que hasta que no se dé la discusión del instituto autónomo, vamos a entregarle el provisorio a la Cámara Nacional Electoral, que es un órgano independiente del Ejecutivo y ayuda a construir confianza" señaló Pérez.

"El sistema nuevo (de la boleta electrónica) tiene que ser confiable y es un avance. Esto ahora lo deben incluir en el proyecto los diputados, pero ya es decisión del Gobierno y lo operativizará el Congreso", añadió.

En medio de las negociaciones parlamentarias por la reforma que busca implantar la boleta única electrónica, la Rosada envía así un guiño a la Cámara Electoral, cuyas autoridades reclaman hace años tener a cargo el conteo de votos provisional.

Así, por primera vez en la historia democrática, el primer escrutinio dejará de ser una potestad de la Dirección Nacional Electoral, dependencia bajo la órbita del Ministerio del Interior, cuyo rol -a cargo de Alejandro Tulio- fue ampliamente cuestionado por toda la oposición en los últimos años por controvertidas situaciones surgidas en las jornadas electorales -la más flagrante el último 25 de octubre cuando los datos oficiales se conocieron pasada la medianoche-.

Desde el Gobierno aseveraron que también se otorgará a la CNE los fondos necesarios para realizar el escrutinio -vale recordar que el gobierno anterior le pagó a la empresa española Indra 370 millones de pesos por realizar el conteo provisorio del balotaje presidencial.

Legalmente, el escrutinio provisorio no tiene validez y sólo es declarado oficial el escrutinio final, que sí es ejecutado por la Justicia Electoral aunque informado varios días luego de la realización del comicio.

El secretario letrado con competencia electoral del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad, Alberto Elgassi, explicó que "el provisorio siempre lo hizo el Poder Ejecutivo a nivel federal, no así en las provincias. Es una función administrativa y su razón de ser tiene que ver con dar a conocer los datos el mismo día de la votación, pero no tiene consecuencias jurídicas en sí mismo, aunque sí mediáticas".

"Es saludable que el Poder Ejecutivo tenga esta actitud, que quien lo detenta se lo otorgue a otro poder es importante, y la Cámara Nacional Electoral tiene prestigio y conocimiento", agregó.

Sin embargo, Elgassi -a cargo por parte de la Justicia de los comicios porteños- dijo que ahora el "punto débil" de esta medida será "quién controla a la CNE", porque es el máximo organismo electoral, y sólo la Corte Suprema podría hacerlo a través de un recurso extraordinario.

Por ahora, continúa en la Cámara de Diputados el debate, y desde la Casa Rosada ya avizoran que la reforma será aprobada con dos posibles modificaciones: sin la restricción de votar diferentes frentes electorales en las primarias, con la oposición de varios gobernadores, y con una aplicación gradual del voto electrónico en algunos distritos y no total, algo en lo que están de acuerdo sectores del peronismo y hasta del PRO.