La empresa de transporte compartido Uber anunció que permitirá a sus clientes en la ciudad de Pittsburgh viajar en vehículos Volvo sin conductor este mismo mes y dio a conocer la compra de Otto, una compañía que desarrolla tecnología para camiones autónomos.
Según el diario The Wall Street Journal, Uber pagará unos US$680 millones por Otto, que probó sus camiones autónomos en autovías.

Uber, con sede en San Francisco, desplegará próximamente en las calles de Pittsburgh 100 todoterrenos Volvo XC90, que los usuarios podrán utilizar para trayectos breves dentro de la ciudad.

Además el constructor automotriz sueco Volvo anunció una alianza con el servicio de transportes Uber para ofrecer desplazamientos en automóviles autónomos, para lo que prevén una inversión conjunta de US$300 millones.

"Esto implicará que Uber añadirá los sistemas de conducción autónoma que desarrolló con un vehículo Volvo como base", precisó el grupo sueco en un comunicado.

Uber y Volvo ya se habían aliado en Estados Unidos fundando un lobby favorable a los automóviles conducidos mediante ordenador, junto a algunos de sus competidores, Lyft en el caso del primero y Ford en el del segundo, así como junto al gigante de internet Google.

Ambas sociedades se encuentran muy adelantadas en el desarrollo de estos automóviles del futuro, que permitirán a sus pasajeros desplazarse hasta sus destinos sin necesidad de tomar el volante.

Embed
Los ingenieros de Volvo prueban el primer modelo autónomo en las calles de Gotemburgo desde 2014, y en 2017 lo confiarán a conductores corrientes en esta ciudad, así como en Londres.

"Más de un millón de personas mueren en accidentes de tráfico cada año. Son tragedias que las tecnologías de conducción autónoma pueden ayudar a evitarlas, pero no podemos hacerlo solos. Es por eso que nuestra asociación con un gran constructor como Volvo es tan importante", declaró el presidente de Uber, Travis Kalanick.

"Estamos muy orgullosos de ser socios de Uber, una de las empresas de tecnología punta en todo el mundo. Esta alianza pone a Volvo en el meollo de la revolución tecnológica de la industria automotriz", se congratuló su par de Volvo, Håkan Samuelsson.