Marianella fue trasplantada con éxito en el Hospital Garrahan y se transformó en el caso pediátrico de mayor tiempo de vida con uso del dispositivo cardíaco como puente a la operación que se conoce en el mundo.
La menor y su familia, oriundos de la ciudad cordobesa de Unquillo, viajaron a la Capital Federal en 2013 ya que la niña debió ser internada por una miocardiopatía para ser asistida por el corazón artificial. Desde esa fecha, estaba en lista de espera.

Embed
"El corazón apareció cuando menos lo esperábamos, ya estábamos muy angustiados y casi sin esperanzas", contó Julio, el papá de Marianella, quien tiene además otros tres hijos.

El hombre contó que su hija, que fue intervenida hace 14 días -tiempo prudencial que se espera para ver cómo evoluciona el paciente antes de difundir la información-, "ya come, camina y se levanta de la cama". "Estamos felices porque tanta espera al fin sirvió para algo. Esto es un milagro y llegó en el momento justo", dijo.

"El corazón apareció cuando menos lo esperabamos", dijo el papá de la nena

Como antecedente de este caso se puede citar el de la niña de seis años oriunda de Erlangen, Alemania, quien tenía hasta hoy el récord de haber permanecido conectada a un corazón artificial durante 877 días.

Ya con la tranquilidad de ver a Marianella recuperándose, su familia pide ayuda para afrontar los gastos ya que su padre hacía "changas" en Córdoba para mantener a su familia: "Aunque soy pintor, yo me las arreglo para hacer de todo, pero ahora estoy preocupado porque para poder llevar a Marianella a casa tengo que acondicionarla, pintarla y ver que no tenga humedad ni nada que pueda hacerle mal en su recuperación", dijo.

"Yo dije que no iba a volver a Córdoba si no era caminando de la mano con mi hija, Dios me escuchó y ella va a vivir hasta los 70 años", afirmó por su parte Sandra, su mamá.

El trasplante de Marianella fue el número 51 del Garrahan (el número 24 con corazón artificial previo) y se realizó en 4 horas y 15 minutos, en lo que fue casi una carrera contrarreloj del equipo de cirujanos que debieron, en ese tiempo, remover el corazón enfermo de la niña junto al corazón artificial sin maltratar las estructuras cardiovasculares necesarias para implantar el nuevo corazón.

Aquellos que quieran ayudar a Julio con materiales de construcción pueden comunicarse con él al 0351- 15 385 1816.