La mujer, que se llama Kate Bolduan y trabaja para la cadena CNN, tuvo que mostrar la filmación donde se lo puede ver al niño lleno de polvo y sangre después de una explosión y se puso a llorar al aire.