Un irlandés se tiró al vacío para disfrutar del puenting, pero su alegría se vio opacada instantáneamente cuando se dio cuenta que el celular salió despedido de su bolsillo y cayó al vacío.