"Vamos a plantear el primer cuadro tarifario abriendo un espacio de diálogo para ver todas las mejoras", sentenció el Jefe de Gabinete, Marcos Peña, después de que la Corte Suprema de Justicia frenara los incrementos de gas a consumidores residenciales.
El jefe de Gabinete, Marcos Peña, advirtió que el Gobierno va a "discutir" si el tope del 400 por ciento de aumento a la tarifa de gas es el "mejor esquema para la gradualidad".

"Vamos a plantear el primer cuadro tarifario abriendo un espacio de diálogo para ver todas las mejoras", sentenció ayer el funcionario, después de que la Corte Suprema de Justicia frenó los incrementos de gas a consumidores residenciales.

Peña reconoció que el 400 por ciento de tope que implementó el Gobierno al aumento "tuvo que ver con
una subestimación de un abril y un mayo muy fríos, y que generó una franja de aumentos muy grandes"
.

Embed
En declaraciones a la radio Cadena 3, el jefe de Gabinete "no hay que subestimar la complejidad del teme energético" que el Gobierno trató de resolver, pero "no se puede hacerlo de un día para el otro".
Sobre el fallo del máximo tribunal, insistió en que el Ejecutivo tuvo en cuenta la "gradualidad" a la hora de hacer los incrementos -tal como planteó la Corte-, ya que "el 65 por ciento de la tarifa sigue siendo subsidiada por el Gobierno nacional".

"Ahora que ha parado la emergencia climática nos permite pensar si ese (el 400 por ciento de tope) es el mejor esquema para la gradualidad. Tiene la ventaja que pone un tope y tiene la desventaja de que puede ser injusto para quien consume más. Es un tema que hay que discutir y vamos a discutirlo", enfatizó el funcionario.

Peña reconoció que "falló la previsión de lo climatológico" en la aplicación de los aumentos, que es "algo que hay que trabajar y mejorar" porque "hubo una franja de alto consumo, que tenía el premio del año anterior por bajo consumo, porque fue un abril y mayo muy cálido, y tuvo un impacto muy grande" en la factura.

Sin embargo, también justificó que "los entes reguladores y las empresas han sido muy deterioradas en los últimos años", por lo que el Gobierno tardó "mucho tiempo" en conseguir información sobre el sector.