El ministro del máximo tribunal de justicia, Horacio Rosatti, negó que las declaraciones de Aranguren hayan influido en la decisión de poner un límite a la suba. "Fue una defensa de la política oficial", consideró.
Horacio Rosatti, ministro de la Corte Suprema de Justicia, rechazó que hayan existido presiones del Gobierno por la causa de las tarifas y dijo haber sido propuesto por el Poder Ejecutivo porque se buscaba un "juez independiente".

Embed
Consultado sobre si las declaraciones del ministro de Energía, Juan José Aranguren, previas al fallo del máximo tribunal, constituyeron una presión, Rosatti sostuvo: "En absoluto. Deben enmarcarse dentro de la defensa de la política oficial sobre el tema". Rosatti formuló declaraciones tras participar de la reunión anual del "Círculo de Convencionales Constituyentes" de la reforma constitucional de 1994 en Santa Fe.

El ministro de la Corte mantuvo un contacto con los medios y respondió sobre el fallo del máximo tribunal que frenó el aumento de tarifas de gas para usuarios residenciales y ordenó llamar a audiencia pública, lo cual se hará el 12 de septiembre próximo.

Embed
El ministro de la Corte dijo, además, que "de ninguna manera" se sintió presionado por el gobierno en este tema para emitir su voto. Consideró también que la reacción del Gobierno nacional luego del fallo sobre tarifas es la que "corresponde en el marco de una República que respeta la división de poderes".

Cuando se lo consultó si no pensó que tal vez el gobierno creía que su voto iba a ser a favor del tarifazo, dado que Mauricio Macri lo propuso como juez de la Corte, Rosatti respondió: "No, el Gobierno propuso un juez independiente, con la intención declarada de mejorar la justicia. Y yo soy un juez independiente".

El "Círculo de Convencionales Constituyentes" lo integran, entre otros, el Juez de la Corte Juan Carlos Maqueda, la diputada Elisa Carrió, y dirigentes como Ramón Puerta, Graciela Fernández Meijide, Enrique Paixao, Eduardo Menem, César Arias y Alberto Garcia Lema, entre otros.