Federico Bruno sufrió problemas en sus isquiotibiales cuando le faltaban más de 7 kilómetros y tuvo que terminar la prueba trotando de costado. "Tenía que llegar como sea. Cumplí un sueño", aseguró entre lágrimas.

Bruno
El nacido en Entre Ríos, que habitualmente corre carreras de pista como los 1500 metros, se dio cuenta de sus problemas, según contó, a partir del kilómetro 30, cuando todavía le quedaba mucho tramo para finalizar los 42 kilómetros de la prueba que partió desde el Sambódromo y terminó en el mismo lugar.

Por eso, y para intentar soportar el intenso dolor, eligió trotar de costado durante la última parte, por lo que su llegada fue una de las más emotivas de la prueba madre del olimpismo.

Los números, en este caso casi anecdóticos, marcaron que Bruno completó la maratón de dos horas, cuarenta minutos y 5 segundos, quedando en el puesto 137º.