La estrella brasileña Neymar asistió a la final de voley de los Juegos Olímpicos de Río 2016 en la que el local se quedó con la medalla de oro.
El delantero, que este sábado pasó a formar parte de la historia del fútbol brasileño al liderar a su Selección hacia su primera medalla olímpica de oro, aprovechó un breve descanso para desear suerte a sus compatriotas y agradeció la cerrada ovación que le dedicaron las cerca de 11 mil personas que abarrotaron el pabellón.

Pese a llevar puesta una gorra, Neymar no pudo ocultar su nuevo 'look' con el pelo teñido de dorado en honor a la medalla conseguida en la noche del sábado ante la selección de Alemania, un encuentro en el que el delantero fue el gran protagonista al marcar un gol y convertir el penal decisivo en la definición.

Tras la victoria conseguida por Brasil ante Italia, que supuso la conquista del tercer oro olímpico de la Selección brasileña de voley, su capitán, Bruno Rezende, se acercó a las gradas del pabellón Maracanazinho a celebrar el triunfo con el futbolista.