El reconocido estilista no está viviendo su mejor momento profesional tras la crisis económica y decidió buscar alternativas para mejorar su situación financiera.


La crisis económica y los tarifazos llegaron a todos los sectores y ni los famosos se salvan. Es el caso del reconocido estilista, Miguel Romano, que supo hacerse famoso por atender a Susana Giménez. El peluquero no está viviendo un buen momento profesional y financiero y debió buscar alternativas para recuperar clientes y posicionar su salón.

Según reveló Rodrigo Lussich en Polémica en el Bar, Romano decidió implementar el sistema de los cupones de descuentos para atraer al público. Es así que lo fines de semana se llena de mujeres coquetas su salón.

Seguí leyendo en RatingCero.com.