La nena tiene cuatro años y asiste al nivel inicial de la Escuela 269 de Posadas, en Misiones. Las docentes no podían contactar a la madre porque cambió el teléfono y se mudó pero no actualizó sus datos. La directora dio intervención a la policía.
Una nena de cuatro años debió esperar hasta las 21 en la Escuela 269 porque su madre se olvidó de ir a buscarla. El insólito hecho ocurrió este jueves en el Nivel Inicial que comparte edificio con la Escuela 269 del barrio Fátima.

Embed
Media hora después del horario de salida que es a las 17, la directora de la 269, Flora Benítez, se comunicó con la directora del Nivel Inicial, Rosmari Eskiviski, para avisarle que nadie había ido a retirar a la nena.

Según contó el viernes Eskiviski al diario Primera Edición después de hacer una exposición en la Comisaría Décima, "la docente a cargo de la salita había acordado con la mamá de la nena, que recientemente se mudó a Garupá, que cuando se retrasara por el tema del colectivo la dejaría con su hermano, que va a segundo grado". "Lo que la docente no sabía era que ese día el hermanito había faltado a clases, por eso la directora de la escuela me llamó inmediatamente cuando se percató de la situación para que pudiéramos contactarnos con la familia", agregó.

Embed
Pero las docentes no lograron comunicarse con la madre. "Llamamos, enviamos mensajes, le escribimos por whatsapp pero no contestaba... después supimos que no sólo se mudó y no actualizó la dirección en la escuela sino que también cambió el número telefónico", recordó la docente.

Ante esta situación, la directora del Neni dio aviso a la supervisora escolar y juntas pidieron la intervención de la policía provincial. Pese a toda esta movida, la NENA no se asustó ni se largó a llorar. "Estaba tranquila, jugó con plastilina y tomó la leche con galletitas en la escuela, donde permaneció hasta las 21 cuando su mamá finalmente vino a buscarla", contó la docente.

Embed
La madre no se dio por enterada de que su hija seguía en la escuela hasta que la supervisora fue al barrio donde antes vivía la familia para tratar de encontrar algún vecino que la conociera.

Fue de esta manera que la lograron contactarse con un tío de la alumna quien facilitó el nuevo número telefónico de la madre. Según dijo la mujer, no fue a buscar a su hija porque la abuela había quedado en retirarla. No obstante, la abuela negó que ella se haya comprometido a buscar a la niña.