El joven de Florida, Estados Unidos, que mató a cuchilladas a un matrimonio y fue reducido por la Policía cuando mordía la cara de una de las víctimas pudo haber ingerido alguna sustancia cáustica, informaron medios locales.
Austin Harrouff, de 19 años, hijo de un dentista y estudiante de la Universidad Estatal de Florida, se encuentra en estado grave pero estable en un hospital de West Palm Beach, al norte de Miami, una semana después de haber matado a John Steven, de 59 años, y Michelle Mishcon, de 53, en su casa cerca de la localidad de Jupiter.

A la espera de los resultados toxicológicos finales de Harrouff, William Snyder, el alguacil del condado de Martin, en la costa sureste de Florida, señaló que se investiga si el joven pudo haber ingerido alguna sustancia química que hubiera en el garaje del matrimonio asesinado, recogió el diario digital The PalmBeachPost.

"En el hospital se conjetura, a la vista de sus fluidos corporales, que quizá ingirió algo cáustico del garaje", dijo el alguacil
"Es un garaje típico, así que hay solventes. Había cosas que pudo haber consumido y en el hospital se conjetura, a la vista de sus fluidos corporales, que quizá ingirió algo cáustico del garaje", apuntó Snyder.

Mientras, agentes del FBI continúan investigando si Harrouff consumió sales de baño o alguna droga sintética como flakka, que genera fuertes estallidos de violencia.

Las pruebas de sangre practicadas la semana pasada al joven no revelaron trazas o presencia de ningún tipo de droga como marihuana, metanfetamina o cocaína.

La oficina del alguacil del condado de Martin planea acusar a Harrouff de dos delitos de asesinato en primer grado y de un tercero de intento de asesinato, tan pronto como el joven sea dado de alta en el hospital St. Mary's.

Embed
Para reducir a Harrouff y apartarlo del cuerpo sin vida de Stevens se necesitó a cuatro policías. Antes, uno de ellos le disparó con una pistola eléctrica, pero ni eso sirvió para que dejara de morder la cara de la víctima.

Los hechos sucedieron a las puertas del garaje de los Stevens, menos de una hora después de que Harrouff abandonara muy alterado un restaurante donde cenaba con sus padres tras haber discutido con su progenitor.

El joven mostró frente a la Policía una fuerza fuera de lo común, lo que llevó a pensar que había consumido la una potente droga sintética flakka, originaria de China y causante de numerosas muertes en Florida.

La madre del joven señaló que llevaba una semana comportándose de manera extraña, diciendo que tenía superpoderes y que estaba en la Tierra para proteger a la gente.

El joven se mostraba incoherente y hacia ruidos propios de un animal cuando fue detenido y llevado al hospital.

Además de acuchillar hasta la muerte a Stevens y su esposa, Harrouff atacó a un vecino, Jeff Fisher, quien trató de defender al matrimonio y recibió una puñalada en el cuello, tres en la espalda y una en un costado, heridas de las que se recupera.