A contramano del aumento de ventas de 0km, el mercado de autos usados sufre un derrumbe que se agudiza y que pone en peligro la rentabilidad de los concesionarios.
Según el último informe de la Cámara de Comercio Automotor (CCA), los usados registraron una caída de 24% en julio y de 16% en el acumulado anual, contra iguales períodos de 2015.

En diálogo con este medio, Alberto Príncipe, presidente de la CCA, manifestó que una de las causas radica en que "los precios no están reñidos a la realidad". Para Príncipe, hay que "sincerar" el mercado. Y dijo que hoy se están tomando los precios de lista de los 0 km para poner el valor del usado de un año, cuando deberían tomarse como referencia las promociones con importantes descuentos que están haciendo las marcas.

"El mercado es uno solo. Dijimos que iba a colapsar la oferta de usados y es lo que está pasando.Hay que bajar un 20% los valores"
, señaló el presidente de la CCA, quien dijo, además, que la financiación para usados tiene tasas más altas que para 0 km.

En la misma línea, Leopoldo Ferro, empresario con concesionarias de marcas generalistas y premium, sostuvo que "hay un nuevo punto de equilibrio". "En el rubro hay deflación: modelos con $60 mil de descuento y 36 cuotas sin interés. Quien toma un usado al mismo valor que lo que cuesta un 0 km, después no lo va a poder vender", explicó. En este escenario, la rentabilidad de los concesionarios está bajando. "Es en un mercado con mayor oferta que demanda, con precios quietos y gastos inflados", dijo Ferro.

Príncipe, en tanto, advirtió que los concesionarios tienen stock detenido, y que no pueden tomar más usados si no reciclan, y que eso "afecta también a la venta de 0 km, que está desacelerándose".

"Hay riesgo en puestos de trabajo de 600 concesionarios y de diez mil comerciantes", concluyó.