La automotriz alemana Audi está desarrollando tecnología que permitirá que sus vehículos en Estados Unidos se comuniquen con los semáforos, facilitando viajes con menos estrés, en el que asegura es el primer uso comercial en la industria de esta nueva tecnología.
Audi of America, propiedad de Volkswagen, dijo que un grupo selecto de modelos Q7 y A4 para 2017, construidos después del 1 de junio de 2016, estarán equipados con su tecnología de "vehículo a infraestructura".

Conocida en la industria como "V-to-I", por sus siglas en inglés, la tecnología permite a los semáforos y otras infraestructuras intercambiar datos de seguridad y operativos de forma inalámbrica con vehículos a través de la nube.

El sistema de Audi permite que el vehículo anticipe cuando una luz roja se convierta en verde en el semáforo, lo que permitirá disminuir la ansiedad de la espera.