Choferes de dos líneas de colectivos que circulan entre el Gran Buenos Aires y la Ciudad denunciaron que fueron amenazados en medio de un reclamo salarial realizado este martes en la sede de la compañía. Los recibieron con un arma de fuego. Mirá el video.

Cerca de las 13.30 de este martes, choferes de las líneas 136 (dos ramales) y 163 llegaron hasta la sede de la empresa Sargento Cabral, ubicada en Arregui 2.342, en el partido bonaerense de José C. Paz, para reclamar por una deuda que mantiene la firma de horas extras correspondientes a julio y agosto, además de suspensiones.

m1-cuchillo.flv
En la puerta, se llevaron una gran sorpresa. Los esperaba un grupo de personas, entre ellos administrativos de la empresa y delegados de otra línea de colectivos que administra la firma, que los recibieron con un revólver y machetes.
Fabián Sosa, delegado de la línea 182 (que también depende del mismo grupo empresarial), es quien tenía el arma en su poder, según denunciaron los choferes en diálogo con minutouno.com

"No entendemos bien si Fabián Sosa vino a marcar su territorio o si fue mandado por la empresa. El reclamo pacífico no era nada contra él", contó César Aguirre, delegado de las líneas 136 y 163, quien precisó que dentro del grupo que los amenazó se encontraban administrativos de la compañía de transporte.

Embed
"Hubo una mala liquidación en el mes de julio y agosto. Son aproximadamente 40 horas extras por chofer que no se pagaron, cerca de 4.000 mil pesos. Hay compañeros que, además, no están trabajando por suspensiones y otros que no ingresaron a trabajar por un acuerdo que no respetaron", agregó Aguirre.

Los choferes explicaron que hasta el momento optaron por no perjudicar a los usuarios de ambas líneas, que desde julio pasaron a formar parte de Sargento Cabral. Tras los incidentes, este miércoles se reunirán en una asamblea y resolverán los pasos a seguir.