La organización social realizó un acampe sobre la Leandro N. Alem al 600, frente al ministerio de Trabajo. En tanto, otro corte provocó un caos en la esquina de Corrientes y Callao.
Su anunció fue despampanante y prometía llevar un poco de tranquilidad a los automovilistas que a diario terminan embotellados por los piquetes. Sin embargo, a seis meses de que la ministra Patricia Bullrich prometiera desarticular las manifestaciones con un protocolo de seguridad, eso nunca ocurrió y los cortes de calles se reproducen a diario.

Desde el martes a la tarde, los integrantes del movimiento Barrios de Pie se apostaron en las puertas del ministerio de Trabajo a la espera de una respuesta al pedido de audiencia para que se convoque a un "comité de crisis".

El acampe de unas 50 carpas ubicadas sobre un carril de la avenida Leandro N. Alem al 600, en el bajo porteño, se mantuvo hasta este mediodía, afectando el tráfico vehícular.

Esta mañana, un grupo de docentes se concentró en la transitada esquina de Corrientes y Callao –uno de los epicentros de los piquetes- para reclamar la reapertura de paritarias en el marco de una huelga nacional. Allí, tampoco se aplicó el protocolo de Patricia Bullrich. Los automovilistas, otra vez los afectados.