Pescara del Tronto quedó convertido en un pueblo fantasma tras el paso del terremoto que causó la muerte de 247 personas en el centro de Italia. En las imágenes, se ven las edificaciones derrumbadas y los autos destruidos.