Mauro Szeta
Mauro Szeta

Hubo dos llamados telefónicos: los hizo la policía buscada por el asesinato del cirujano Guillermo Luna y de su mujer Laura Favré.

Los llamados fueron el martes y el miércoles, a horas de ejecutada la masacre. “No voy a trabajar. Me robaron el arma”, dijo en ese primer llamado la mujer policía. Del otro lado la escuchaba un compañero de la seccional de Gonnet.

Al día siguiente, es decir, el miércoles, la mujer policía tampoco fue a trabajar. Cuando la llamaron respondió: “Estoy amenazada por colombianos. Sólo voy a declarar ante la fiscal”.

Cuando la fueron a buscar, la mujer policía había desaparecido. En su casa no había nadie. Su esposo, prestamista, tampoco era visto desde el mismo lunes a la noche.

La distancia entre la casa del matrimonio asesinado y el buscado es de 20 cuadras. Los investigadores dan por acreditado que el cirujano Luna y su mujer eran amigos de esta pareja. El vínculo era entre Luna y el prestamista, y luego se entabló un vínculo de parejas.

La pesquisa se inclinó a estos sospechosos por dos motivos: declaraciones testimoniales y mensajes de telefonía.

Embed

Desde el comienzo se dijo que al cirujano y a su esposa no los habían asesinado en un asalto común. Es más, no les robaron nada, ni 6000 pesos, ni pulseras de oro.

La pareja fue ejecutada tras un choque de su auto con cuatro postes de luz. A Favre la mataron de un tiro debajo de la oreja izquierda, y a Luna de dos tiros, uno en la espalda, y otro en la cabeza.

En cuestión de horas surgieron los nombres de la mujer policía y su esposo. Se allanó su casa y se secuestraron ropas manchadas.

Si se prueba que esta pareja participó del doble crimen, la pregunta que resta contestar es por qué. Y la respuesta sería un móvil económico. ¿Quién le debía a quién?, ¿qué pasó adentro del auto?.

Ahora, la pista para confirmar la presencia de la acusada en el lugar son cabellos rubios arrancados a los asesinos, que aparecieron en la escena del doble crimen.

Hay para sospechar de este matrimonio. Desaparecieron tras el doble crimen, ella dio excusas, a él se lo tragó la tierra.