Por la crisis de los años 30 Claire Picciuto tuvo que salir a trabajar. Ocho décadas después finalmente concretó su meta con la ayuda de su familia. "Esperé 100 años para esto", dijo Picciuto.

Clare Picciuto tenía que empezar el instituto a principios de los años 30, pero la crisis de los 30 la convirtió en una adulta antes de tiempo. A diferencia de sus hermanos, Picciuto tuvo que abandonar muy joven la escuela para ponerse a trabajar. Pero este miércoles pudo lograr su sueño 80 años después. El día que cumplió 100 años, Clare por fin se recibió.

Según publicó ABC News, Clare es la de una mujer que nunca dejó de estudiar. Le divertía leer diccionarios y enciclopedias, y recordaba constantemente a su hija y a sus nietas que no se tomaran su educación a la ligera. Ella no pudo ir al instituto y le hubiera encantado hacerlo.

Clare Picciuto

"Ha estado en tantas graduaciones", decía, emocionada, su hija Deborah, "quería regalarle la suya". Y así lo hizo: el pasado miércoles, llevó a Clare a jugar al bingo a un centro de mayores. La sorpresa llegó cuando el director de la escuela local apareció en la sala, armado con una toga y un birrete, en la mano un diploma de graduación.

Cuando volvía a casa, la recién graduada anciana bromeó: "He esperado 100 años para esto. Y nunca se me dieron bien las matemáticas".