Junto a una comitiva presidencial, el mandatario de Rusia recibió a los medallistas olímpicos en el Palacio del Kremlin, donde los felicitó y les obsequió un lujoso auto para cada uno.
Más de 50 atletas rusos fueron suspendidos producto de dopaje y no pudieron participar de los Juegos Olímpicos de Río 2016. Sin embargo, hubo muchos otros que sí lo hicieron y fueron bien premiados. Los 56 medallistas olímpicos rusos fueron recibidos en el Palacio del Kremlin por una comitiva presidencial encabezada por Vladimir Putin, quien felicitó y condecoró a sus compatriotas y, como si fuera poco, le obsequió un lujoso BMW X6 a cada uno.

Embed
Cada medallista olímpico recibió un telegrama por parte del propio presidente ruso: "Lo felicito por su triunfo en Río de Janeiro; usted demostró convincentemente que tiene carácter de campeón verdadero y un alto nivel de maestría; estas cualidades y la confianza en sus fuerzas compusieron su brillante éxito olímpico".

Putin, quien tuvo un exitoso paso como judoca, agregó: "En vísperas de la competición, al equipo le excluyeron un tercio de sus miembros. Se les privó de participar en aquellas disciplinas en las que Rusia es tradicionalmente favorita. No se rindieron, lucharon y ganaron".

bmw x6.jpg
La delegación rusa consiguió 56 medallas (19 oros, 18 platas y 19 bronces), que la colocaron en la cuarta ubicación, detrás de Estados Unidos, Gran Bretaña y China.