El Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) hizo detonar una bomba cuando los soldados de la Fuerza de Tareas Conjunta (FTC) circulaban en un camino vecinal de Horqueta, en el norte del vecino país.
Aunque las primeras informaciones hablaron de siete muertos, la agencia oficial IPP elevó el número de víctimas a 8.

Todos formaban parte de una patrulla de la FTC, el contingente creado por el Gobierno para combatir al EPP, que realizaba tareas de control en un camino vecinal en el que se había colocado un artefacto explosivo, detonado al paso del vehículo.

Cinco de los militares fallecieron en el acto, y el resto cuando eran trasladados a un hospital regional. Además de la explosión, hubo varios disparos contra el vehículo
en el que se desplazaba la patrulla militar.

El fiscal general del Estado, Javier Díaz Verón, que formó un equipo para investigar los hechos, aseguró que el atentado "enluta al país" y expresó su confianza en que la FTC pueda "dar con los delincuentes" que causaron el suceso, según un comunicado.

Los fallecidos fueron identificados como Félix Fernando Fernández Duarte, Lucio De Jesús Tarrasca Galván, Robert Fabián Cañete Pereira, Genaro Arias Palacios, Sergio Daniel López, Eder Arias, Hugo Candia y Pablo Farías.

El ataque ocurrió en un camino vecinal de Núcleo 6 Arroyito, en el distrito de Horqueta, del departamento de Concepción, y fue cerca de las 9.

El Gobierno paraguayo atribuye al EPP medio centenar de asesinatos y varios secuestros desde su fundación en 2008. Desde hace tiempo, tiene en su poder a un policía y a dos colonos menonitas, sin que avancen las negociaciones para sus liberaciones.