Un gata de 16 años adoptó una cría de mono ardilla que fue rechazada por su madre en un zoo de Rusia. Se quedará con la felina durante un mes hasta que sea devuelto junto a su familia.
La directora del zoológico de Tiemén decidió llevar a la cría a su casa, donde vive la felina. Ambos animales se llevaron bien desde un comienzo. No obstante, la especialista aclaró: "El mono no ha mostrado agresividad pero empieza a estar cansado". Por eso, será devuelto en un mes al zoo.


Gatito-Mono.flv