River goleaba a Banfield y el Cabezón era una de las figuras (gol incluido). Pero el Muñeco decidió reemplazarlo por Tomás Andrade y hubo un pequeño entredicho en pleno banco de suplentes.

Bronca
Tras el encuentro, algo más calmo, el referente millonario intentó explicar su bronca: "No me gusta salir nunca, quería seguir, más como estaba el partido. Pero el técnico es el que da las órdenes".