Docentes realizarán el viernes un nuevo paro nacional para continuar con el reclamo de la reapertura de negociaciones y manifestar "preocupación por la crisis educativa" por la cual atraviesa el país.
La Unión de Docentes Argentinos (UDA) llamó a una huelga de 24 horas a la cual se sumarán el Sindicato de Docentes Privados (SADOP) y el gremio de docentes bonaerenses SUTEBA, por lo cual los representantes del sector confían en que la medida va a tener "un alto nivel de acatamiento en todo el país".

El secretario general de UDA, Sergio Romero, indicó a NA que los maestros piden la reapertura de paritarias porque "si bien el acuerdo en febrero no era el mejor, pasaron muchas cosas desde ese entonces hasta septiembre".

"Hubo pérdida de poder adquisitivo y alta inflación. La proyección del costo de vida anual se ubica en un 25 por ciento y hoy apuntan alrededor de un 40 por ciento", criticó el dirigente sindical. Y precisó que hay docentes que van a llegar con sueldos de 9.672 pesos a enero de 2017, mientras el salario inicial tiene un promedio de entre 9 y 10 diez mil pesos.

Embed
La huelga se dará en el marco de las jornadas de protesta de la Marcha Federal que organiza la CTA junto a varias organizaciones sociales.

El ministro de Educación, Esteban Bullrich, ya rechazó la posibilidad de retomar la negociación salarial y con relación a esa postura, Romero consideró: "Es una decisión equivocada". Al criticar la gestión del funcionario, puntualizó que "hay una comisión del salario que debería estar funcionando y Bullrich no lo pone en funcionamiento".

"No se cumple con la paritaria"
, cuestionó el gremialista, quien advirtió que "hay preocupación por la crisis educativa" en el país. En ese sentido, subrayó: "Estamos luchando por mayor inversión en la educación". "Va a haber un alto acatamiento del paro porque los docentes van a mostrar nuevamente su disconformidad, lo cual continuará hasta que no se revierta la crisis de la educación", advirtió Romero.

Embed
El último paro realizado por el sector se realizó el miércoles pasado, cuando los docentes destacaron que el acatamiento fue del 90 por ciento, aunque el gobierno desestimó esa cifra y calculó que, en realidad, "rondaría en el 50 por ciento".